La industria en torno a los tratamientos para la caída del cabello no es la que mayor confianza inspira las personas. De hecho esto es algo comprensible, habida cuenta de los muchos daños que han causado estafadores y mentirosos a lo largo del tiempo, abusando de la confianza de muchas personas, que desesperadas por su problema de alopecia, buscaban un milagro imposible de lograr. Es más, en algunos casos, el asesoramiento y los productos para prevenir la caída de cabello, han llegado a causar daño en aquellos que los usa. Es entonces lógico el estigma que vive hoy en día la industria que desarrolla productos para el tratamiento y la prevención de la caída del pelo.

Ahora:  se justifica este prejuicio? Existen numerosas clínicas capilares en todo el mundo que pueden dar fe de los buenos resultados de los tratamientos para caída del pelo que realizan. Hay, de hecho, verdaderos tratamientos que pueden, en algunos casos, evitar las consecuencias que produce una prematura pérdida de pelo. Incluso, a medida que pasa el tiempo, mayor es la oferta en cuanto a la seguridad, accesibilidad, y eficacia de los variados tratamientos para la pérdida de cabello disponibles. Algunos utilizan medicamentos (aprobados por el Ministerio de Salud correspondiente a cada país) mientras que otros acuden a ungüentos naturales, masajes, o incluso microcirugía y trasplantes capilares.

A continuación compartiré contigo algunos elementos que considero que deberías tener en cuenta en el momento de decidir qué tratamiento debe seguir para solucionar tu problema de caida de cabello.

En primer lugar, es bueno que determines cuáles son las causas de TU pérdida de cabello: es muy común que las personas quieran hacerse un tratamiento sin siquiera hacerse previamente un diagnóstico. Si tenemos en cuenta el hecho de que la prematura o excesiva pérdida de cabello a menudo está emparentada con causas médicas más profundas, sería sensato decir que primero debes hacer que un diagnóstico médico antes de empezar cualquier tratamiento. De más está decir que debes buscar la orientación de un médico calificado debido a que las consecuencias de no hacerlo podrían llegar a ser graves. Aún en los casos en que todo apunte a que tu problema de pérdida de cabello está relacionado con cuestiones hereditarias, igualmente es importante que busques asesoramiento al respecto, aunque sólo sea para descartar otros factores.

Una vez que la causa de la pérdida de cabello ha sido debidamente diagnosticada, estarás en condiciones de elegir el tratamiento adecuado, que podrá ir desde la prescripción de medicamentos destinados a equilibrar los niveles hormonales hasta la aplicación de lociones del tipo minoxidil para reducir los síntomas propios de la calvicie masculina.

La pérdida del pelo puede tener su causa en una amplia gama de factores, incluyendo cambios en los niveles hormonales, enfermedades, estrés, el uso excesivo de químicos determinados, peinado en exceso, mala higiene, efectos secundarios de tratamientos médico, mala nutrición, sistema inmunológico débil y, naturalmente, el paso del tiempo. La buena noticia es que si eliges el tratamiento para la caída del cabello correspondiente con los factores que la producen en ti, empiezas con amplias y razonables posibilidades de éxito.

En un próximo artículo analizaremos más a fondo las diversas causas de la excesiva pérdida de cabello y también veremos qué tratamientos se sugieren, siempre teniendo en cuenta estos dos factores: precio y efectividad.

A modo de resumen: si estás buscando un tratamiento para la pérdida de cabello, es esencial que tomes en cuenta:
1. Busca asesoramiento médico calificado antes de someterte a cualquier tratamiento para la pérdida del pelo.
2. No caigas presa del pánico: la mayoría de las veces la excesiva pérdida del cabello, aún en aquellos casos en que es hereditaria, o incluso en los de calvicie, puede ser tratada con resultados más que positivos.


Tagged with:

Guardado el la categoria: Perdida de CabelloTratamientos para Caida Cabello

Like this post? Subscribete a mi RSS feed y recibe mucho mas!